El Teatro Villa de Molina encuentra en el visionado de obras en ‘streaming’ una alternativa a las restricciones de aforo y registra conexiones desde Estados Unidos o Kuwait.

Cuando el público está al otro lado.

De las cerca de seiscientas localidades de las que dispone el Teatro Villa de Molina de Segura, solo cien permiten el asiento de espectadores. Su patio de butacas, como el resto de escenarios de la Región, tiene el aforo limitado, pero a las funciones programadas en el Villa, desde que en septiembre alzara su telón, aupado primero por su festival de teatro, y más tarde por su programación de otoño, se han asomado varios cientos de personas más. En concreto –y como mínimo– 3.640, repartidas en 27 pases o representaciones, que son las funciones que el coliseo ha retransmitido por ‘streaming’ desde su plataforma Teatro en Casa, ideada para dar la posibilidad al público de disfrutar de las propuestas programadas de forma virtual.

«Es una manera de continuar y de que el teatro siga vivo», reconoce Juan Francisco García, director del Teatro Villa, para quien la iniciativa impulsada por su coliseo debe entenderse desde la «necesidad» de ofrecer una alternativa tanto al público como a las compañías ante las duras restricciones de aforo.

En marcha desde hace apenas dos meses, la propuesta es por ahora «una experiencia» que, reconoce García, no sabe si se consolidará, aunque, a priori, tampoco es ese el objetivo. Empujada por la «necesidad de abrir los teatros», precisa el responsable, la plataforma acaba de recibir su primer balance de datos, todavía en fase de estudio por parte del equipo de García. En él se recoge el número total de conexiones que la plataforma ha registrado en este tiempo para visualizar alguno de los espectáculos retransmitidos en directo, y también el lugar desde donde se ha realizado la conexión, algo que, afirma García, «nos ha sorprendido».

«Si esta opción combinada se mantiene en el tiempo, quizá haya más gente que apueste por ella», cree el director teatral José Bote

Desde cualquier parte

Hasta el pasado 9 de noviembre, la plataforma anotó 3.640 conexiones, que se podrían traducir en un número mucho mayor de espectadores, ya que con gran probabilidad estas visualizaciones se han realizado en familia, en pareja o con amigos. La mayor parte de ellas se produjeron desde España –el documento no diferencia entre comunidades autónomas o provincias, explica García– pero también hay registrados accesos desde EE UU (34), Reino Unido (11), Emiratos Árabes (1) o Kuwait (1), lo que da cuenta, responde García, de las posibilidades de proyección de la plataforma, permitiendo que, «desde distintos lugares del mundo, se pueda conocer qué hacen las compañías que pasan por aquí».

Esto último es un punto a favor, cree José Bote, responsable del grupo murciano Teatro de la Entrega, para las compañías, porque facilita la promoción de los trabajos «de cara a la labor comercial». Le consta, asegura, que a la retransmisión en directo de su pieza ‘Los anunciantes’, programada el pasado septiembre dentro del Festival de Teatro de Molina, accedió una programadora regional que, de otro modo, «quizá no hubiera podido verla». Reconoce que «el teatro es un arte vivo donde la comunicación entre el actor y el espectador es esencial» pero en tiempos de pandemia, «todo suma».

Pioneros en instaurar este servicio, que, cuenta García, ha supuesto «un esfuerzo técnico y económico extra», los responsables del Teatro Villa han adoptado con las compañías – «al principio eran recias a esta fórmula»– un doble compromiso: «La función se emite únicamente en directo y aunque la aplicación tiene capacidad para 10.000 conexiones simultáneas nunca se superan las 450 butacas», que es el número, detalla García, de localidades que, sin restricciones de aforo, estarían disponibles de forma física en el teatro una vez completadas las cien permitidas.

Son, además, las compañías las que deciden si su función se retransmite o no. De los espectáculos programados hasta ahora, han sido «los infantiles» –cuyo visionado, al igual que el de las actuaciones musicales (con alguna excepción), es gratuito previa solicitud de acceso; el resto se puede visionar al 50% del precio de la taquilla–, y los de «mayor proyección», como ‘Mrs. Dalloway’ y ‘Viejo amigo Cicerón’, con Blanca Portillo y José María Pou sobre el escenario, los que han contado con más espectadores virtuales, asegura García.

Para el responsable, esta no deja de ser, sin embargo, «una experiencia nueva», «distinta –recalca– al hecho de ir físicamente al teatro», y, por tanto, «conlleva un cambio de percepción»: «No es un ‘voy al teatro’, sino ‘voy a ver teatro en casa’», y eso «requiere disposición y unos recursos adecuados para poder disfrutar de la experiencia con calidad». Desde el teatro garantizan que «la señal sale en condiciones óptimas» y añaden que hay algunos escenarios de la Región que ya les han pedido información.

Insiste García en que seguir desde casa lo que sucede en vivo en el teatro es una «experiencia nueva» que, aunque en el Villa está constatando «una tendencia ascendente», todavía tiene mucho camino por recorrer. Para Bote, cree el director murciano, «si esta opción combinada se mantiene en el tiempo, quizá haya más gente que apueste por ella».

3.640 conexiones ha registrado desde el pasado mes de septiembre la plataforma de Teatro en Casa impulsada por el Teatro Villa de Molina de Segura para ver obras en ‘streaming’.

Fuente: https://www.laverdad.es/culturas/publico-lado-20201114002748-ntvo.html?_tcode=b3RfYjY0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *